Nervios caníbales

   Son como un monstruo voraz que se alimenta de mí. O un enjambre de pequeños monstruitos. No lo tengo muy claro, sólo sé que si sigo así no quedará de mí ni mis huesos.

   ¿Habéis vivido una de esas situaciones en que vas acumulando tensión, hasta que al final se rompe? Como cuando estiras demasiado una goma elástica o hinchas un globo. Crees que puedes forzarlo un poco más, siempre un poco más… hasta que al final revienta todo. Pues el que va a reventar soy yo, pero hacia dentro, una muerte silenciosa digna de Hollywood.

   Por eso voy a tener que hacer lo que no quiero, arriesgarme a perder algo bueno por calmar los nervios. Esperemos que no me coman antes, ni que al querer comérmelos yo me acabe atragantando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: