Nostalgia

¿Alguna vez te has preguntado a qué huele la nostalgia? Huele a hogar. A la casa de tu abuela cuando ibas a verla los domingos y, antes de llegar a la puerta, ya podías adivinar qué plato llevaba preparando toda la mañana. Llegabas y lo primero que hacías era soltar todas tus cosas porque enseguida... Leer más →

Estanque de luna

   La noche está despejada y la luna brilla con fuerza. Como está acabando la primavera no hace nada de frío y la suave brisa es casi un alivio. Estoy sentado a los pies de un árbol en un claro en el bosque y sigo con la mirada clavada en la imagen de la luna... Leer más →

Mascarada

   Estoy en un salón de baile ridículamente grande y donde todos los detalles están cuidados al máximo. La junta de las piezas de mármol del suelo que parece un río de oro líquido con infinitas bifurcaciones o los adornos que decoran la pared como si fuera un cuadro en sí misma son prueba de... Leer más →

El invierno

   Hacía ya tiempo que me había convertido en un súbdito más de la Princesa Invernal, y aún más desde que pudiera conocer la magia de sus palabras.    Todo comenzó a cuando llegó el invierno, fue entonces cuando empecé a oírla. Su voz era dulce y melosa. Tierna y juguetona, se movía entre las... Leer más →

Puertas

   Todo sale mal, una y otra vez. Mi consuelo es el autoengaño, la mentira de que algo mejor vendrá, que cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Y a veces parece que sí, que puede ser, y empiezas a pensar en esa puerta cerrada con detenimiento y te das cuenta de que... Leer más →

Las 4:00

   Eran las 4:00.    Ya las 4:00.    Sólo las 4:00.    Las tres veces he dicho lo mismo y al mismo tiempo no. Es un poco paradójico que un adverbio, una palabra que al fin y al cabo no es más que algo intangible, condicione tanto la percepción que tenemos del mundo que... Leer más →

7 segundos

   Siete segundos. En siete segundos caben una vida entera o toda una eternidad condensada.  En el primero estás asustado. No, es más que eso, estás muerto de miedo. No sabes cómo has llegado allí, todo es confuso a tu alrededor. Tus músculos se agarrotan y pierdes el control sobre tu propio cuerpo. «¿Cómo puedo... Leer más →

El barco de vela

Estaba cansado de que jugaran con él, de que le dieran golpes y patadas, de que lo usaran como un trapo viejo para limpiarse bien antes de buscar a otro. Así que un día me decidí a ser yo quien jugara. Metí mi corazón en un barco de vela y el viento lejos se lo... Leer más →

El silencio

 Dolía en mis oídos.  También en mi estómago.  Y en mi pecho.  Hacía tiempo ya que me había acostumbrado a sentirlo, pero eso no significaba que doliera menos, simplemente me había hecho a la idea de vivir con ello, o por lo menos de intentarlo. La verdad es que llegaba incluso a odiarme por ello,... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑